Solar, un sector clave en el sector energético


En el marco del evento Solar Power México, el Subsecretario de Energías Renovables abordó el tema de establecer los cimientos de una transición energética a nivel nacional, la cual requiere del involucramiento conjunto de gobierno, sector privado y sociedad civil para detonar el potencial de nuestro país en lo que a energías limpias respecta.

“La transición a renovables es necesaria, pero también debe ser un proceso ordenado e incluyente en el que se involucren desde los grandes capitales hasta los pequeños tenedores de paneles. Ahí es donde hace sentido la generación distribuida, que permea toda la esfera del desarrollo de la transición”, explicó Luis Abelardo González Quijano, líder de la unidad de Energías Renovables dentro de la Secretaría de Energía.

Una oportunidad para todos

Alineado con esta perspectiva, la figura del prosumer aparece como un eslabón fundamental en la perspectiva de distribuida, donde una de las grandes ventajas de tal planteamiento es que los puntos de generación y consumo estén, de preferencia, a escasa distancia.

El mismo tono inclusivo de la transición apela a la introducción de los jugadores medianos y pequeños en el tramo de generación, de modo que uno de sus objetivos es que estos tengan certidumbre de que el mercado de paneles alcanzará costos sumamente accesibles en el corto plazo, lo que empoderaría al ciudadano para generar y capitalizar su inversión al incentivar la adopción de tecnología fotovoltaica.

Sin embargo, este aspecto tiene un impacto mayor cuando hablamos de la misión primaria de las políticas de transición: disminuir la pobreza energética en México.

“Tenemos que incorporar energía a comunidades marginadas de una manera totalmente decidida, no podemos estar tranquilos si existen todavía 900 mil familias que no tienen acceso a la red o considerando que existen más de 11 millones de nacionales que tienen que decidir entre usar energía eléctrica o comer, es una problemática que el gobierno tiene una convicción indeclinable de abatir”, indicó.

Sentando las bases de la transición

El ingeniero recalcó el compromiso del gobierno federal por establecer un roadmap adecuado para la consolidación de las energías alternativas en el territorio nacional, donde el establecimiento de lineamientos representa uno de los primeros retos para impulsar dicha industria.

Partiendo de este punto, los temas de almacenamiento de energía e inteligencia de redes se vuelven elementos fundamentales en la transición, ya que constituyen pilares estratégicos para construir una cadena de suministro óptima.
Es decir, el gobierno federal observa que México tiene el potencial de almacenar energía y se va a invertir en procesos de este tipo; mientras que el segundo punto va sobre la inteligencia, entendiéndola como la forma en que se genera y obtiene energía de la red.

Desprendiéndose de esto, el funcionario señala la importancia de verticalizar la injerencia de los prosumers, de modo que se diversifique la industria de energía solar en esquemas que hagan sentido y generen valor para todos sus participantes.

“Las metas son ambiciosas, sí, y el éxito depende de la convicción del sector de que esto es un propósito de todos. El desarrollo de las energías renovables se va a exponenciar y va a crear espacios de oportunidad para todos, pero del mismo modo requiere de la colaboración de gobierno, inversión privada y pequeños consumidores para lograr despegar de manera significativa”, acotó González Quijano.